Refuerzo estructural con fibra de carbono

Con el pasar de los años los materiales que conforman una creación, sufren un envejecimiento natural que puede llegar a poner en una situación comprometedora la fiabilidad de la composición. Si a esta degradación natural sumamos la acción de algunos causantes, la durabilidad de los materiales se puede observar todavía más comprometida. Aquí es donde entra en juego el refuerzo estructural con fibra de carbono.

El empleo de materiales compuestos basados en fibras poliméricas embebidas en resina (FRP – Fiber Reinforced Polymer) se llevan usando más de 30 años en proyectos aeroespaciales, que necesitan pesos rápidos y características estructurales de alta resistencia a la tracción y a la corrosión. En  ingeniería civil, los compuestos FRP vienen siendo durante más de dos décadas, en actuaciones de refuerzo sobre forjados, tableros de puente, pilares y otros elementos estructurales como refuerzo por adhesión externa.

¿Cómo se usa la fibra de carbono para reforzar estructuras?

Fibra de carbono para refuerzo estructural

Son numerosos los materiales por los que tenemos la posibilidad de apostar en el momento de hacer un refuerzo estructural. No obstante, son los refuerzos estructurales con fibra de carbono los que superiores garantías nos ofrecerán.

El hecho de apostar por un material como la fibra de carbono para los refuerzos estructurales frente a los procedimientos habituales, es por los resultados que da. Y sucede que, más allá de prestar una más grande resistencia, facilita un trabajo más exitoso.

El refuerzo estructural con fibras de carbono da en esta clase de trabajos de creación 4 enormes virtudes que le permiten marcar la diferencia frente a otro tipo de soluciones. Entre las causas que incitan a su uso se encuentran:

  • Sus enormes prestaciones mecánicas y resistencia a elementos químicos (Resistencia a la corrosión).
  • El bajo peso de estos materiales relacionado con la resistencia que dan. Alto módulo de flexibilidad y resistencia a la tracción.
  • Su elevada durabilidad.
  • Colocación sencilla en comparación con otras.

Estas ventajas de los refuerzos de fibra de carbono, convierten a este material, en el ideal para trabajos de refuerzo, reparaciones y rehabilitaciones en obra civil.

Tipos de refuerzos estructurales con fibra de carbono

Vamos a diferenciar 3 formas de realizar esta clase de refuerzos en las estructuras de la obra.

Para todas ellas, el proceso de aplicación se suele dar en 4 partes:

  1. Limpieza del soporte o estructura donde se vaya a realizar.
  2. Aplicación del refuerzo.
  3. Cortes a medida y adaptaciones.
  4. Acabados (con resistencia al fuego si fuera necesario).

Refuerzo con tejidos o mallas de fibra de carbono

Laminados y mallas de fibra de carbono preformados unidireccionales adheridos a la composición con adhesivo epoxi: aplicación ligera y simple. Máxima adherencia que garantiza la transmisión de esfuerzos, y alta durabilidad.

Refuerzo con láminas pultrusionadas

Hojas de fibra de carbono flexibles y láminas pultrusionadas adheridos a la composición por medio de saturante: también con aplicación rápida y sencilla. Adaptación impecable a la geometría de la estructura, máxima adherencia para aceptar una precisa transmisión de esfuerzos. Y alta durabilidad.

Refuerzo con barras de fibra de carbono

Barras de fibra de carbono que se insertan en rozas o taladros, para hacer mejor la adherencia y la longitud de anclaje del refuerzo: cosido de muros de fábrica, suplencia de barras de armado, etc.